Diferentes tipos de calefactores portátiles

Diferentes tipos de calefactores portátiles

Los calefactores portátiles son equipos que son de gran ayuda para llevar a los apartamentos de temporada, para usar en ocasiones puntuales y cuando es necesario calentar una estancia, de igual forma para viviendas ubicadas en zonas templadas o frías.

En el mercado vas a encontrar diferentes tipos de calefactores con características específicas, ventajas e inconvenientes, pero lo bueno a destacar es que hay grandes posibilidades de que poder conseguir un modelo que cumpla con tus necesidades.

¿Cuándo hay que considerar la compra de un calefactor portátil?

Si la casa donde necesitamos la calefacción es de residencia permanente, lo más acertado en instalar un sistema fijo, ya que le añade valor y le vas a dar uso.

persona-ajustando-la-presion-de-un-radiador-para-no-pasar-frio

Pero si hablamos de segundas viviendas o casas alquiladas, es mejor pensar en invertir en un equipo portátil que se pueda llevar de una estancia o habitación a otra y que incluso podamos llevar con nosotros cada vez que viajemos a un lugar de clima frío.

La mayoría de estos equipos funcionan con electricidad, a excepción de las estufas de gas y de parafina, siendo unos más eficientes y otros más económicos, así que  como usuario tienes la palabra final.

Tipos de calefactores

Calefactores convectores

  • Estos son unos equipos que se utilizan en casos muy puntuales, por ejemplo cuando se necesita calentar inmediatamente una habitación porque acabamos de llegar.
  • También es ideal para cuando bañamos al bebé o como ayuda para zonas donde el sistema de calefacción es ineficiente.
  • Los convectores y calefactores tienen dos formas de funcionamiento: por calor radiante o por convección mediante ventilador motorizado.
  • En el caso de los convectores, calientan el aire de la habitación y al mismo tiempo lo mueven por todo el espacio.
  • Hay modelos muy económicos que se pueden colocar directamente en el suelo.
  • Disponen de termostatos, regulación de velocidad y de temperatura y el termostato evita el sobrecalentamiento, también hay unidades que se pueden instalar en la pared.
  • Los equipos de calor radiante calientan directamente los objetos que se encuentran a su alcance, paredes, suelo, muebles etc.

Radiadores eléctricos

  • Vienen presentados en diseños muy bonitos y como el nombre indica, van conectados a la red eléctrica, disponen de programador, varias potencias  y de termostato, incluso los más completos incluyen mando a distancia.
  • Son fabricados con materiales muy eficientes a la hora de transmitir y mantener el calor, además de consumir poca energía eléctrica, lo cual les convierte en los modelos favoritos del mercado.
  • Los radiadores decorativos de estilo toallero y que son independientes en su funcionamiento, se están haciendo poco a poco un hueco en el mercado.
  • La ubicación de los toalleros eléctricos debe guardar una distancia prudencial de la ducha o bañera, los que funcionan con agua si pueden ubicarse cerca de esta zona.

Radiadores de aceite

  • Son equipos diseñados para un uso prolongado debido a que tardan más en calentar y al llegar a su nivel óptimo, proporcionan una calidez muy pareja y suave, además sin ruido.
  • El espacio de cobertura puede abarcar según la potencia desde 5 hasta 25 m2, así que es ideal para habitaciones y comedores.

Radiadores halógenos

  • Están diseñados para calentar lugares específicos, dentro de un espacio, irradiando calor de forma muy directa y como si de los rayos del sol se tratara.
  • Proporcionan una sensación térmica muy agradable y caliente directamente los objetos, no el aire circundante.

Estufas de butano

  • Se utilizan para calentar grandes espacios en una vivienda, como el salón o el comedor, generando un calor bastante rápido y con la ventaja de que consumen muy poco.
  • Los modelos por lo general disponen de ruedas, lo que hace más fácil su traslado. Además cuentan con sistemas de seguridad atmosférica y alguna incorporan el termostato.

De estas hay varios tipos:

  • Estufas radiantes que son muy potentes y generan calor directo.
  • Estufas de llama azul de buena potencia y alto rendimiento, aun cuando la combustión ocurre a una temperatura mucho mayor.
  • Estufas catalíticas son más seguras en caso de niños en casa, pero la potencia es menor.

Es importante destacar que estas estufas a gas requieren de oxígeno para su funcionamiento, lo cual puede ser un punto desfavorable y es por eso que los modelos más modernos, disponen de hasta tres sistemas de seguridad para controlar el oxígeno en el ambiente.

Si quieres hacerte con una de estas, selecciona un modelo que tenga regulador de temperatura y para que así el consumo de energía sea mucho más eficiente.

Estufas de parafina

  • Para su funcionamiento necesitan de combustible derivado del petróleo, no inflamable y por lo tanto seguro, permitiendo de esta manera la generación de calor de forma muy silenciosa y rápida.
  • El acceso al quemador es súper amigable y prácticamente no gastan electricidad.
  • Este tipo de estufas son muy apreciadas por su gran ligereza y portabilidad.
  • Es perfecta para espacios grades y disponen de sistemas de seguridad atmosférica.

Existen dos tipos:

  • Estufas de mecha, son muy cómodas ya que no necesitan conexión eléctrica a la hora de encender y llevar a lugares donde el servicio eléctrico no es recurrente.
  • Estufas electrónicas, de consumo muy bajo, necesitan de poco mantenimiento y son muy fáciles de mantener.

Estufas de bioalcohol

  • Son estupendas gracias a que el calor no produce ningún tipo de olor y tampoco residuos.
  • No necesita de ningún tipo de mantenimiento, como el resto de los equipos de calefacción portátil, sin embargo, es capaz de proporcionar el efecto de llama.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *